Israel Galván & El Niño de Elche

Mellizo Doble

Concepción y co-dirección artística

Israel Galván & Niño de Elche

Coreografía y danza

Israel Galván

Música y cante

Niño de Elche


Dirección técnica, espacio escénico

Pablo Pujol

Diseño sonido

Pedro León, Manu Prieto

Diseño iluminación

Benito Jiménez, Ruben Camacho

Regiduría

Balbi Parra

Management

Rosario Gallardo

Distribución

Austin Rial Eshelman (Rial & Eshelman)


Producción

IG Company

con la colaboración de

Teatro Conde Duque Madrid

e

INAEM

Niño de Elche canta. Israel Galván baila. Normalmente la experiencia del flamenco aparece como humana, demasiado humana. Sin embargo, cuando arde el teatro y la piel y la carne se consumen vemos debajo el esqueleto de dos máquinas. Hay precedentes: la máquina de trovar del joven Meneses, el baile con motores de Vicente Escudero, las imágenes concretas de Val del Omar. En realidad, el flamenco es hijo de la era de las máquinas y empezó con el motor de vapor, la fábrica de textiles y el ferrocarril, acompañante a contrapelo de la revolución industrial. Por eso el malentendido entre texto y acontecimiento: donde el público ve espontaneidad hay un lenguaje estricto y reglado. Esta emoción solo es capaz de producirla una máquina. Y esa es la idea, hacer bailar al público no es otra cosa que introducirlos, hacerlos participe de la maquinaria del concierto. En competencia abierta con la técnica, como hizo Escudero con las dos dinamos eléctricas, se trata de eso, de demostrar que la sangre, el sudor y las lágrimas también son una experiencia cyborg, afectos que comparten humanos y máquinas.

fechas

España Madrid, Condeduque – 29 de Abril – 1 de Mayo 2021

Suiza Lausanne, Thèâtre Vidy – 8-10 de Octubre 2020

Japón Tokyo, Cabaret El Garlochi – 3 de Septiembre 2019 (estreno)

©Kana Kondo/ ©Reiner Pfisterer

While De Elche put whimsical or modern twists on popular flamenco songs, Galván stomped barefoot and in gravel, alternately muffling and amplifying the familiar sound of his footwork. The flamenco star’s mastery of lines and angles was on full display in “Twin Double,” with sharp upper-body work occasionally reminiscent of vogueing. His sense of humor also peeked through: One percussion scene, in which he and De Elche harmonized using teeth chattering and breast-beating, earned an enthusiastic encore during the curtain calls.

Laura Cappelle, New York Times, October 30, 2020



We are nevertheless always surprised by the new choreographic ranges he invents. With this tension of never repeating himself, not walking over each other, fitting in with the equally wandering and exploratory musical line of his singer alter ego. […] Each in his field has shaken up an art whose codes they know perfectly well, in order to overcome clichés and trinkets. They support each other here to always risk themselves further than their expectations, make common cause in their extrapolations, clearing new sounds, one with his feet, the other with his voice, both playing with their bodies as a sounding box. […] Mellizo Doble gallops towards rugged and incredible regions which guarantee a free and eruptive contemporary flamenco.

Rosita Boisseau, Le Monde, October 27, 2020


With this modest jubilation, this sparkling mischief that is his, the flamenco star holds the course for a gestural and rhythmic surge that his accomplice Niño de Elche, just as extreme, brilliantly stirs up. […] We find him as we know him, in boots or golden sneakers, scratching irons or rearing up on the tips of his toes. We are nevertheless always surprised by the new choreographic ranges he invents. With this tension of never repeating oneself, stepping on each other, fitting in with the equally wandering and exploratory musical line of his singer alter ego.

Christophe Raynaud de Lage, Le Matin, October 26, 2020


Two “Olés” were the icing on the cake of an evening that mercilessly, subjectively, humorously and emotionally, without a score, traced the limitless possibilities of flamenco beyond all clichés and colonizations. Pure expression!

Petra Mostbacher-Dix, Stuttgarter Zeitung, November 1, 2020


Hijo de los bailaores sevillanos José Galván y Eugenia de Los Reyes, Israel Galván desde los cinco años vive de manera natural los ambientes de tablaos, fiestas y academias de baile a los que acompaña a su padre. Pero no es hasta 1990 que encuentra su vocación por el baile. En 1994 entró a formar parte de la recién creada Compañía Andaluza de Danza dirigida por Mario Maya, comenzando una trayectoria imparable jalonada de importantes premios del flamenco y la danza tan livel nacional como internacional. Ha realizado numerosas colaboraciones en proyectos de muy distinta índole y con artistas muy dispares, entre los que destacan como referentes en su carrera Enrique Morente, Manuel Soler y Mario Maya, sin olvidar a Sol Picó, Pat Metheny, Vicente Amigo, Alfredo Lagos, Manuela Carrasco, Lagartija Nick, Fernando Terremoto, Miguel Poveda, Diego Carrasco, Gerardo Nuñez, Belen Maya, Chicuelo, Joan Albert Amargós, Diego Amador, Arcángel, Inés Bacán, Estrella, Niño de Elche, Morente… En 1998 presentó ¡Mira! / Los Zapatos Rojos, primer creación de su propia compañía, alabado por toda la crítica especializada como una genialidad, supuso una revolución en la concepción de los espectáculos flamencos. Desde entonces se suceden: La Metamorfosis (2000), Galvánicas (2002), Arena (2004), La Edad de Oro (2005), Tábula Rasa (2006), Solo (2007), El Final de este estado de cosas, Redux (2008), La Curva (2010), Lo Real / Le Réel / The Real (2012), una particular reflexión sobre el holocausto gitano bajo el régimen nazi, por la que, en Mayo de 2014, recibió 3 premios Max de las Artes Escénicas : Mejor Espectáculo de Danza, Mejor Coreografía y Mejor Intérprete Masculino de Danza, FLA.CO.MEN (2013), TOROBAKA con Akram Khan (2015), La Fiesta (2017) presentada en el Patio de Honor de los Palacios de los Papas – Festival de Aviñon, Gatomaquia con el Circo Romanès en Paris (2018), y en 2019, año muy prolífico : Israel & Israel; El Amor Brujo de De Falla; Mellizo Doble; La Consagración de la Primavera. Israel Galván es un artista asociado del Théâtre de la Ville de París.

Niño de Elche nació en Elche en 1985 el seno de una familia procedente de Granada. Comenzó su trayectoria como cantaor de flamenco a una edad muy temprana, participando en diferentes concursos, aunque pronto comenzó a interesarse por otros ámbitos artísticos, como el rap o la performance, y por el activismo social. Ha sido ampliamente considerado por la crítica como uno de los mayores renovadores actuales del flamenco, aunque se ha manifestado igualmente que su trabajo es difícilmente clasificable dentro de un solo género. Además de mezclar géneros musicales como jazz o electrónica, su trabajo también se vincula a otras disciplinas artísticas, como la performance, y destaca por colaboraciones con el audiovisual, la poesía o la danza, habiendo creado trabajos conjuntos con creadores como Isaki Lacuesta, Israel Galván, Los Planetas, Miguel Álvarez Fernández y Refree, entre otros. En 2019 se unió a Los Planetas en el proyecto colaborativo Fuerza nueva, que dio lugar al álbum homónimo. Ese mismo año participó en el álbum Ni tan joven, ni tan viejo, disco tributo a Joaquín Sabina en el que participaron 38 artistas versionando canciones del cantautor español, entre ellos Fito Cabrales, Alejandro Sanz, Serrat o Amaral. En él interpretó una versión de «Cerrado por Derribo» junto a Guitarricadelafuente.